¿Con quién te comprometes?

¿Con quién te comprometes?Hace ya tiempo que me lo pregunto. Por no ir (inicialmente) a contra corriente, dudo y dejo espacio. Un día cualquiera pongo el freno, tiro el ancla y cuando la pregunta deja de estar en mí para expulsarla, escucho más voces concordantes. Lo que era una impresión casi contrastada empieza a ser, levemente, una certeza. Al principio en formato de “timidez”. Luego de profundizar un poco, aparece la firmeza.

Vivimos en sociedades (las occidentales) muy paternalistas. Donde esperamos que una empresa o un estado nos den respuesta a todo. Y, a partir de esta premisa (consciente o no), todo se desarrolla desde la idea de “copiar y pegar” frases que nos vienen como anillo al dedo según nuestras vivencias o estados de ánimo. Prohibido pensar por sí mismo.

Aquí es donde aparece aquella máxima que, sobre todo, utilizó el movimiento punk: vive rápido y muere joven. Entonces, en las redes sociales, los mensajes, más o menos, nos vienen a decir que “ya sabemos que vamos a morir…”, “…lo importante es que haces mientras tanto…”. Otros conceptos de felicidad eterna, a toda hora y en todo lugar. El universo me ama. Debes creer en Dios (el que sea). Tienes que estar motivado. Tú puedes y un sinfín de muletillas que conducen a muchos caminos y no conducen a ninguno…

¿Entonces? ¿Qué hacemos? Vivir, por supuesto. Pero sin condiciones. Sin imposiciones. Nuestros antepasados sufrieron carencias (no necesidades; son dos conceptos muy distintos), guerras, dictaduras…

Hoy “sufrimos” la dictadura de la imagen. La televisión nos sigue hipnotizando y no nos invita a reflexionar. Los medios de comunicación desinforman. ¿Y para que quiero yo reflexionar? Ya bastante complicada es la vida…

La mayoría de las personas son perezosas, educadas en una cultura light; carentes de esfuerzo, paciencia, objetivos claros y alcanzables. Lo inmediato prima. Insultar y calumniar sale gratis en las redes sociales.

¿Me preguntas si yo tengo la fórmula? Sí y no. No porque no existe una verdad única. Todos hemos sido educados en valores o no. Formados o no. En criterios o no. En ser responsables o no. En el amor o no…

Sí, porque hoy tenemos acceso a mucha información para reeducarnos, desarrollarnos, evolucionar, crecer personal y profesionalmente. La diferencia entre quienes logran sus objetivos y quienes no, está en el deseo de mejorar como personas para luego cumplir tus sueños en lo profesional.

¿Sabes qué? Yo no estoy pensando en que pasaría si mañana fuera mi último día y todo ese discurso catastrofista con aire a motivación de manual de estilo. Yo tengo planes de corto, medio y largo plazo y, los alcanzaré o no, pero voy a por ellos…

Pero por sobre todas las cosas tiene que haber algo que no te lo va a dar nadie. Ni Dios, ni el universo, ni el estado, ni una empresa, ni nadie…

El compromiso de vida contigo mismo.

Sebas Morelli Jaimez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s