¿En qué creen los que no creen?

SPETT.UMBERTO ECO A NAPOLI (SUD FOTO SERGIO SIANO)

Debo confesar que nunca leí “El nombre de la rosa”. Sí vi la película. Me debo, releer “Apocalípticos e integrados”, una serie de ensayos sobre la cultura de masas que me costó comprender en mi adolescencia. Esta obra, editada en 1964, analiza la estructura del mal gusto o el papel de los medios de comunicación, entre otros temas. La pongo en mi libreta de lecturas pendientes sabiendo que será un placer lento, pesado, profundo pero gratificante al final.

Uno de los regalos (de una antigua novia de mi Buenos Aires natal), que guardo con mucho cariño, es el libro que refleja las reflexiones que representa la cultura laica de Umberto Eco y la visión de Carlo Maria Martini, obispo de Milán, allá por 1996. “¿En qué creen los que no creen?” es una delicia al encontrar dos posturas antagónicas pero que, desde el diálogo y el respeto por las ideas, se plantean qué es la ética en nuestras culturas invadidas, aunque en aquella época todavía sin tanta masividad, por la tecnología.

El respeto mutuo y la comprensión por el otro son marca de las personas curiosas. Conocer al otro, no por inmiscuirse en su vida, sino por profundizar en las diversas formas del pensamiento humano; de cada una de las personas que nos rodea en nuestra vida; en nuestro día a día.

Saber que no hay una respuesta final y, aún así, estar en una eterna búsqueda que no sólo nos ayuda a conocer otras formas de intelecto. También nos revela nuestra propia ignorancia.

En una entrada de marzo, del pasado año, exponía yo, el pensamiento de María Montessori, otra italiana precursora en el pensamiento filosófico educativo. Decía la primera mujer graduada en medicina de su país: “Sembrar en los niños ideas buenas, aunque no las entiendan; los años se encargarán de descifrarlas y hacerlas florecer en el corazón”.

Los años se encargan de que todas las ideas que has ido cultivando desde siempre, tengan una consecuencia. Positiva o negativa de nuestra forma de entender el mundo. Ninguna es igual a otra. Sólo el respeto hace a la comprensión. Hablamos de Personas.

¡Gracias maestro por tanta enseñanza! D.E.P. Umberto Eco.

Sebas Morelli Jaimez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s