Ignorantes contemporáneos

Tontos contemporáneos

No vivo en Valencia pero me imagino yendo a tomar un vino al Mercado Central. En un paseo matinal, supongamos un domingo, voy desde la Plaza de Toros caminando por la avenida del Baró de Càrcer y cada vez que llego a una esquina cruzo a la otra acera sólo por el hecho de sentirme moderno. Ya no hay más hombrecitos que me invitan a cruzar en verde o esperarme en rojo. Ahora hay señoritas o señoras, no queda claro. Pero ahora, cruzamos todos (y todas) en igualdad de condiciones. ¡Viva la igualdad! Resulta que una falda dignifica a la mujer. Le dice cómo vestirse… ¿Y si quiere usar pantalones? Todo por ser modernos…

Tampoco vivo en Barcelona pero cada vez que voy me encanta pasear por todos sus rincones. En un acto de imaginación y mientras camino por las cercanías de la Plaza de Cataluña, escucho a la poetisa rezando su versión del Padre Nuestro… Me he criado en colegios católicos y siempre digo que ha sido la misma iglesia quien me ha alejado de la fe. Sencillamente porque soy muy curioso y preguntón y nunca me dieron respuestas a muchas de mis preguntas… A mi pobre madre la llamaron varias veces del colegio… No era yo un chico cómodo. Pero sí aprendí algo: valores. No “comulgo” con su doctrina y punto pero no por eso voy faltando el respeto a quienes sí creen. ¡Ah! Perdón, es que no soy moderno… Mis respetos para los modernos, entonces…

Me quedo en la Ciudad Condal. Me ha tocado hacer el servicio militar. Respeto, disciplina, valores, compañerismo y un largo etcétera de cualidades he aprendido. Sólo ver los soldados que mueren en misiones de paz, hace que sea irreverente cuestionar a una institución que hace mucho se ha adaptado a los tiempos que corren. España es un país de paz pero hay amenazas terroristas (el viernes se cumplieron 12 años del 11-M y sabemos muy bien de la latente insistencia por recuperar al-Ándalus) y es allí donde los cuerpos de seguridad del estado hacen su magnífica labor. Cuestionar la presencia del stand del Ejército en el Salón de la Enseñanza es abyecto, ignorante, miserable, torpe y falto de educación.

Igualdad, iglesia católica, militares… Da igual el orden. Da igual cómo lo utilicen. Da igual el tema que sea. Mañana serán otros. Si esto es gobernar, preocuparse de los problemas de la gente, hay algo que me estoy perdiendo con tanta modernidad…

Unos por corruptos hasta las muelas. Otros por no ser de la “casta” (aunque lentamente se gustan perteneciendo) y ser modernos. Ignorantes contemporáneos… La gente que está indignada y el país sin barrer… Esto es una bomba de tiempo, nena, y nadie sabe como detenerla…

Sebas Morelli Jaimez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s