Es tiempo de show

Es tiempo de show

Rubén y Marina nunca olvidarán el jueves 02 de junio de 2016. Nunca olvidarán el estadio Vicente Calderón. Nunca olvidarán a las 40.000 personas que fuimos testigos de la pedida de matrimonio de él. ¿El maestro de ceremonias? Sir James Paul McCartney. ¿La excusa? Su gira “One on One” de paso por la capital española.

Es tiempo de show. Eso es lo que ofrece el ex Beatle. El repaso de un catálogo de canciones que genera vértigo. Abrir un concierto con “A hard day’s night” y poner a delirar y bailar a un estadio entero es de genio de la música. Le siguieron “Save us” (de su último disco), “Can’t buy me love”, “Letting go”, “Temporary secretary”, “Let me roll it”, “I’ve got a feeling”, “My valentine” (dedicado a su esposa Nancy)…

A sus 73 años, Paul podría estar viviendo de las regalías de lo hecho. Sin embargo, sigue girando por el mundo y haciendo emocionar a millones de seguidores que hemos crecido, generación tras generación, con su música. La tecnología le permite presentar un espectáculo increíble de luces y fuegos artificiales (“Live and let die” daba la sensación que el escenario se venía abajo) con variedad y sorpresa.

Siguieron “Nineteen hundred and eighty-five”, “Here, there and everywhere”, una de mis favoritas: “Maybe I’m amazed”, “We can work it out”, “In spite of all the danger” (primer registro con The Beatles, antes The Quarrymen), “You won’t see me” y “Love me do”…

Es verdad que a su voz, en ciertos registros, le cuesta llegar pero saber suplirlo. Tiene carisma arriba del escenario. Sabe darle a su público lo que quiere. Se esfuerza por leer y hablar en español. Por generar complicidades. Su comunicación no verbal habla por él. En los bises, sale con la bandera española para delirio de todo el mundo, donde descubrimos que ser español y demostrarlo… ¡no es un pecado!

Hubo más canciones: “And I love her”, hermosísima “Blackbird”, “Here today”, homenaje a John Lennon para “Give peace a chance”, una favorita de mi hija “Queenie Eye”, “New”, “The fool on the hill”, “Lady madonna”, “Four five seconds”, “Eleanor Rigby”, “Being for the benefit of Mr. Kite!”, “Something” y la imagen de George Harrison flotando en la memoria colectiva…

Se te ponen los pelos de punta. Te emocionas hasta las lágrimas. Paul es parte de mi vida (como muchos, lo sentimos de nuestra familia). Es curioso pero es así. Cualquier canción que interprete te lleva a un lugar, un recuerdo, una anécdota, una vivencia de tu vida. Es la cuarta vez que lo veo (dos en Buenos Aires y dos aquí en Madrid). Este último es el segundo mejor show que he visto en mi vida, después de The Wall de Roger Waters. Hablamos de emociones.

Y de repente: “Ob-La-Di, Ob-La-Da”, “Band on the run”, “Back in the USSR”, “Let it be”, incendiaria “Live and let die”, “Hey Jude”, “Yesterday” (ya en los bises), “Hi, Hi, Hi”, “Birthday”, “Golden Slumbers”, “Carry that weight” y el cierre con “The end”. Sí, me he apuntado todas las canciones. Un acontecimiento histórico para los que amamos la música.

¡Gracias Paul por formar parte de mis emociones y sentimientos! El jueves por la noche he sido muy feliz. ¡Gracias por la música que no sabe de barreras!

Sebas Morelli Jaimez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s