Autoestima

Autoestima

Los momentos de crisis personales tienen un denominador común: falta de autoestima. Ello implica un visión de nuestro yo muy subterránea. El ser humano es capaz de caer muy profundo y, de forma inconsciente, hacerse mucho daño sin la ayuda de terceros.

La información que nos damos a nosotros mismos y la que recogemos o transmitimos, juega un papel tremendo para poder salir de esa situación. Podemos autodestruirnos de la forma más inocente. Podemos hacernos muchísimo daño. Podemos ser capaces de lo peor.

El primer síntoma de querer salir es darnos cuenta de lo que estamos viviendo. Escuchar a quiénes nos rodean y nos quieren ayudar es fundamental. Entender que algo no funciona bien es la base de la recuperación. Tomar la iniciativa del cambio será la mejor decisión posible.

Muchas personas viven en una zona confortable de la que creen no se puede salir. Hay que vencer miedos, frustraciones, planteos del qué dirán, comentarios negativos sobre nuestras posibilidades de mejora.

La ayuda profesional es clave. Buscar que un especialista nos guíe hacia nuestra madurez mental, es la mejor decisión posible para un cambio de paradigmas que nos conducirá a otro estadio de nuestra evolución personal. Es un paso increíble y que puede asustar, porque posiblemente las cosas nunca vuelvan ser como fueron. Pero superado esta largo camino por nuestro propio “infierno”, nuestros más oscuros miedos que no nos atrevemos a enfrentar, aparace un paisaje lleno de oportunidades. Muy lentamente pero muy revelador. Así son los cambios profundos en la vida: lentos pero reveladores…

…Y un día, ese yo que estaba sumergido en las más profundas oscuridades del océano personal, comienza a salir. Nuestra visión ideal de nosotros mismos empieza a cobrar sentido. Sin agobios de pensamientos irracionales y disgustos emocionales. Sin preocupaciones por tiempos perdidos o cuestiones que no se pueden controlar.

El avance hacia una situación de firmeza y seguridad personal y profesional, nos muestra que logramos objetivos, que pertenecemos a uno de los estadios que Maslow propone en su Teoría de las Necesidades, superadas las fisiológicas y de seguridad. El reconocimiento social nos empieza a sorprender, pero es que “somos nosotros”… Esa persona que ahora es reconocida, que se ve distinta ante los demás y lo que le rodea, ha entendido que mucho de lo que lleva dentro es de un valor incalculable.

No se trata de cambiar lo que somos, sino de permitir que nuestro yo ideal surga al día a día. Alcanzar una mayor plenitud personal y profesional tiene como motor el controlar nuestras emociones, poner un poco de equilibrio y comprender, que nuestro desarrollo sólo depende de nosotros mismos. Tan fácil como esto… Tan dificil como hacerlo… En estas épocas de cambios, cambia. Puedes hacerlo.

Sebas Morelli Jaimez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s