Luca y los miedos profesionales

sebas-morelli-jaimez-luca-y-los-miedos-profesionales

Luca es un niño inquieto. Curioso. Observador. Puede estar jugando pero siempre está atento a todo lo que le rodea. Hace unos meses, su madre tuvo que llevarlo al trabajo. No tenía opción y desde la empresa se lo permitieron. Lo tomaron como un experimento. Por supuesto que no es el único caso pero sí lo era en esta empresa con una nueva dirección de recursos humanos.

Ocho años en la vida de un niño pueden ser terribles para un adulto. Empiezan las preguntas desde una visión ingenua, cristalina, transparente. Preparó Luca sus rotuladores y libros. Hojas para pintar encontraría en la impresora. En el departamento de finanzas estaban expectantes. ¿Cómo sería la jornada rutinaria con el pequeño Luca?

Al llegar, saludos, desayuno, sonrisas. Lentamente, la rutina impuso su realidad. Entorno gris, seco, aburrido. Normal día de trabajo. ¿Normal? Luca seguía con “su rutina”: jugar, dibujar y preguntar. Llegar al mediodía y comportarse como lo hacia él, era una bendición para los compañeros de trabajo de su madre. Pero en el universo de un niño, todo se está modificando de forma constante…

¿Por qué sois tan aburridos mamá? Había algo de silencio antes. Lo que siguió fue sepulcral. Todavía no se estaba digiriendo la primera pregunta, cuando la segunda incrementó la tensión: ¿Por qué no jugáis en el trabajo? Sonrisas nerviosas, cruce de miradas y más silencios…

Minutos antes de salir a comer, Luca dejó su histórica última pregunta: ¿A qué tenéis miedo? Justo pasaba uno de los responsables de recursos humanos y al escuchar a Luca, se le acercó y le pidió que repitiera la pregunta y Luca, no sólo repitió la pregunta sino que describió un panorama que dejó con la boca abierta a todo el mundo.

La visión de un niño de ocho años sobre el lugar de trabajo de unos adultos no cambió. Desde ese día las personas ya no se miraron de la misma forma. Habían aflorado ciertos miedos profesionales. La historia no acaba aquí. Luca prometió volver y dejó como deberes encontrar soluciones a esos miedos. “Si no, no volveré más”, amenazó.

Sebas Morelli Jaimez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s