¿En qué crees cuando no crees?

en-que-crees-cuando-no-crees

Un muro. Muchas veces es lo único que se ve: un muro. En la soledad de un trabajo. En la soledad de la vida personal. Cualquiera sea el planteo surge, inexorablemente, el miedo. Ese compañero de ruta que, cada uno decide, puede ser un aliado o un impedimento. Por las formas en las que hemos sido criados y educados, sistemáticamente, nos enfrentamos a nosotros mismos y a nuestro ser. Y ese “ser” quiere “hacer”. No basta con el deseo.

Tomar decisiones implica asumir riesgos, tener un plan, saber sacrificarse, esforzarse. No hay caminos rápidos y sencillos en la búsqueda de nuestra madurez hacia encontrar a esa persona que queremos habitar. Lo otro, simplemente, es encomendarse a la vida de otros. A las decisiones de otros. Y es ese momento, solitario, cuando nos cuestionamos… ¿En qué crees cuando no crees?

La fortaleza desde donde podemos y debemos encontrar nuestra mejor versión se haya en nuestros valores. Esos que desde pequeños hemos heredado o aprendido y que, luego, en nuestra vida de adultos, hemos tomado como plan maestro para todos los cometidos que fijamos como objetivo de nuestro propio desarrollo.

Pero, ¿qué ocurre cuándo buscamos y no hallamos esos valores propios? Indefectiblemente no hay que agobiarse; no hay que pensar que nunca podremos hacer algo digno por nuestra propia vida. Todo camino requiere un proceso de autoconocimiento. Busca identificar patrones de conducta. Con qué te sientes identificado. Qué hace que todas las mañanas te levantes con ilusión. En quién ves valores que te harían sentir orgullosa de ti misma. Qué retos te vas a poner. Ponte en marcha.

Trabaja desde tu realidad (sin autoengaños); identifica los miedos, lo que te bloquea y plantéate retos en forma de plan de acción. Sé paciente. Ten capacidad de esfuerzo y constancia. Comunica tu experiencia de cambio. Que tu entorno participe, acompañe en tu búsqueda. Vive el camino. Disfruta del recorrido. Esa hoja de ruta, ya es el cambio.

Un tren representa el presente. Una estación, el futuro hecho con pasado. Siempre vuelves al mismo lugar pero nunca serás la misma persona.

Sebas Morelli Jaimez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s