Escucha activa

escucha-activa

La escucha activa tiene una característica fundamental: saber escuchar. ¿Obvio? No siempre se sabe escuchar. Requiere práctica. Concentración. Dedicación. Motivación. En resumidas cuentas: “querer escuchar”. Puedes estar en un bar, en un restaurante, en un evento social, en una reunión de empresa, con un amigo o amiga, en un despacho o dónde sea… pero si hay agentes sonoros y visuales que contaminan la comunicación entre emisor y receptor, ésta no logrará su cometido.

Con un cliente es exactamente igual. Y es allí donde cobra capital importancia el mensaje. Entre tantas líneas, ¿has descubierto la palabra o la frase que disparará la real necesidad de tu interlocutor? La labor comercial es ardua, compleja, desgastante. Si logras centrar tus esfuerzos en esos momentos mágicos, el proceso de la venta se vuelve revelador. A las personas nos encanta hablar de nosotros mismos. Confía. Tu cliente sabrá darte toda la información si sabes cómo guiarlo.

Las viejas técnicas de venta están muy bien y hay que tenerlas pero cuando hablamos de conectar con el cliente, ¿sabemos cómo hacerlo? Todo un reto en el día a día de cualquier profesional de la venta.

Sebas Morelli Jaimez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s