Pobreza vs. Riqueza. Hablamos de personas

Ocurre en cualquier ciudad del mundo. La riqueza (quién tiene un nivel de vida más alto que la media) y la pobreza (quién no tiene un nivel de vida digno) conviven con una clase media que observa como principal protagonista. Quizá con ese miedo de no “caer” al abismo. Quizá con alguna esperanza de “salvarse” y encontrar un camino para vivir mucho mejor.

Los que tienen demasiado, los que no tienen nada y los que están en el medio, comparten un denominador común: el egoísmo. La lucha de clases es un claro referente. Sobre todo en los países subdesarrollados, donde pobres contra pobres son presos de sistemas que no les permiten crecer y desarrollarse como personas con una vida digna. La resignación a esa vida es tal que las generaciones que les preceden no tienen (en la inmensa mayoría de los casos) ni educación, ni acceso a conocimientos para evolucionar.

Las clases altas tienen otra lucha particular y es la de no perder ese estatus, esa cuota de poder. Más allá del dinero importan las relaciones, las apariencias, el poder de influencia.

Cuando hablamos de personas y su ámbito profesional, tener en cuenta estas características sociales y económicas nos pueden ayudar a comprender las motivaciones que tiene cada individuo. Sobre todo cuando se trabaja por objetivos, es crucial entender qué ilusiona a una persona a querer lograr el éxito en lo que haga. Más pragmáticamente, lograremos mejorar la productividad en nuestra vida profesional. Difícil reto pero no imposible.

Sebas Morelli Jaimez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s