La muerte como tabú

La muerte como tabu

“La vida consiste en decidir cada segundo, cada día, qué hago y qué dejo de hacer. La libertad es el ejercicio de ese decidir permanentemente”. Antonio Aramayona falleció el pasado 05 de julio de 2016. Mañana se cumple un año de su suicidio. La foto que acompaña este artículo está tomada del programa “Tabú” que Jon Sistiaga dirige y presenta en #0, canal de Movistar Televisión.

“He procurado a lo largo de mi vida que coincidieran lo que pienso, lo que quiero, lo que hago y lo que debo. Por eso he intentado también que mi vida haya sido digna, libre, valiosa y hermosa. Y así he querido también mi último hálito de vida: digno, libre, hermoso y valioso. Así he querido vivir y así he querido morir”. Último y final es el artículo de este profesor jubilado de filosofía y activista social de Zaragoza.

“Cuando estés leyendo estas líneas, ya habré muerto”. “Es el momento justo de morir. Ni demasiado pronto. Ni demasiado tarde. Es el momento justo de quedar abrazado a mi muerte libre, a esa muerte (como dice Nietzsche) que viene a mí porque yo quiero”.

Define el diccionario de la lengua española, la palabra tabú como la condición de las personas, instituciones y cosas a las que no es lícito censurar o mencionar. En su segunda acepción: prohibición de comer o tocar algún objeto, impuesta a sus adeptos por algunas religiones de la Polinesia. Más allá de creencias (propias y ajenas) sabemos que nacemos, que nos desarrollamos y que un día, irremediablemente, de la forma que sea, vamos a morir.

Y la muerte es la pérdida… y la pérdida genera dolor. Nadie quiere sufrir. Hoy está sobre la mesa el tratamiento a una muerte digna en nuestro país. Aquí vuelve a aparecer la palabra tabú. Según varios autores, las personas maduramos cuando tomamos consciencia de la muerte y enfrentamos nuestra propia existencia. Por supuesto no todos desean, pueden, saben o quieren recorrer este camino. Lo mismo, por extensión, le ocurre a una sociedad.

El camino del crecimiento, hacia nuestra propia maduración personal y social, está lleno de temas tabús. Nos falta mucho camino por recorrer. Un camino que tiene como denominador común nuestra propia educación, la cultura, los valores, comunicarnos, dialogar, mirar de frente los grandes temas que atañen a nuestra convivencia… Sólo así podremos hablar sin medias tintas de temas capitales para el bienestar de nuestra sociedad. Sólo así, encontraremos el camino de nuestro crecimiento. Hablamos de Personas.

Sebas Morelli Jaimez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s