No saben si quieren hacerlo

Lentamente, agosto, va llegando a su fin. Muchas historias llegan a su final y, sin embargo, nuestra mente se encargará de recordarnos las experiencias vividas. Algunas buenas; otras, no tanto. La vida misma. Ellos lo saben y se despidieron sin despedirse. No dejaron nada en el tintero pero, sin que sea la típica historia de un verano fugaz, saben que no tendrá continuidad.

No hubo redes sociales. Bueno… al principio, sí. Luego, entendieron que era sólo su historia. Al principio, demasiada exposición. Al final, sólo ellos. Sólo su locura. ¿Habrá nostalgia? Nadie lo sabe. Sí está claro que había que hacerlo y se hizo. Hubo, y eso es lo cierto, mucha inmadurez madura. La mejor forma de comunicación que tenían era mirarse. Para lo bueno y para lo no tan bueno. Pero fueron ellos, con toda la honestidad brutal a cuestas.

Siempre hemos aprendido que las historias tienen un final; sea éste feliz o no. Quizá, sólo quizá, y sin que haya una conclusión clara, la historia de ellos, nunca se cierre. Lo incomprensible del ser humano y la relación con el otro (¿Amor?) es que, ellos, nunca se despidieron… y, en el fondo, no saben si quieren hacerlo.

Sebas Morelli Jaimez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s