¿Cómo te focalizas?

En mi labor como formador y consultor comercial, observo, no sólo en mi área de especialización, sino en otros departamentos, cómo se focalizan (o no) las personas. No puedo presumir de tener una estadística fiable ni medible pero los años (eso que llamamos experiencia) van aportando una claridad sobre una media que, en general, se cumple.

Cuando un profesional realiza sus tareas, siempre debe comprender que, inexorablemente, está vinculado a otros departamentos; a otras personas. Nadie es un área estanca, incomunicadas entre sí. Eso no ha existido nunca en las organizaciones. Otra cosa es lo que cada persona quiera interpretar, incluso sugestionada por algún superior de un estilo rancio, mediocre y que, por supuesto, no quiere que su equipo de trabajo crezca, evolucione y esté comprometido con la empresa.

¿Qué podemos hacer para modificar nuestra forma de enfocarnos? Sé el protagonista del cambio. Tienes dos opciones: o miras o te involucras. Si eliges lo segundo, mejoras; si eliges lo primero, la única persona perjudicada serás tú misma. ¿La queja lleva a algún lugar? A ninguno. Sólo te llenas de ira e insatisfacción. Por lo tanto, la única persona perjudicada eres tú misma (¡Sí, otra vez!).

¿Y qué pasa si mi entorno no es el adecuado y no tengo voz? Cambia de entorno. Simple y sencillo. Y me dirás… ¡Cómo si fuera fácil, ¿no?! Claro que no le es… pero, ¿cómo te ves dentro de cinco años en la misma rutina? Hay que aprender a desaprender creencias limitantes y asumir riesgos (siempre con un cierto control: apoyo familiar, cierto respaldo económico -hay que ir preparando el terreno para ese cambio-, confianza de tu entorno, etcétera).

¿Eres empleable? Revisa y gestiona tu marca personal. Pide ayuda, feedback. Cuánto antes te muevas, mejor. Busca hacia dónde quieres dirigirte. ¿Cómo podrías conciliar tu vida personal con ese cambio? Hoy, tenemos que comprender que conciliar no es separar tu vida profesional de tu vida personal, sino, cómo logramos integrar ambas. Bien organizados, bien gestionados, con el apoyo de la familia, con mucho diálogo y comunicación, se puede. Todo requiere una muy buena dosis de esfuerzo (bien entendido) en el camino hacia tus objetivos.

Por último, capacidad de adaptación… que, al final de cuentas, es todo lo descrito en este artículo. Entonces, ¿cómo te focalizas?

Sebas Morelli Jaimez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s