Carlos III (del Dakar)

Declaraba Carlos Sainz Jr.: “El orgullo que siento como hijo es difícil de explicar”. Instantes antes, su padre, acababa de ganar, por tercera vez, el Rally Dakar de este 2020, en lo que es la carrera de rally raid más exigente del mundo. Carlos Sainz nació el 12 de abril de 1962. Las cuentas nos dan 57 años de edad para esta cuadragésima segunda edición.

En un artículo que publiqué hace unos días, hablaba sobre el orgullo del trabajo bien hecho. Ser campeón del mundo por tercera vez no es casualidad. Se ha hablado, en redes sociales, sobre la edad del madrileño y como, mucha gente que está orbitando copiosas canas, podría compararse con la ilusión de lo que se puede conseguir, incluso habiendo superado la barrera de los cincuenta.

Sobre todo en ciertos núcleos donde se buscan rápidos ejemplos, el paralelismo roza la ingenuidad. Y es aquí donde aparecen palabras como competitividad, amor propio, apoyo familiar y económico, superación personal, esfuerzo físico y mental y un interesante etcétera.

¿Tiene sentido comparar la admiración a un deportista de élite con la realidad del día a día de muchas personas de su edad que, por circunstancias de un mercado laboral adverso, no logran reinsertarse y quien lo hace, no siempre con la mejor calidad posible? Son dos universos distintos.

En lo que sí podemos compararnos es en preguntarnos, cuando ocurren estos acontecimientos, si realmente damos lo mejor de nosotros mismos para salir de una zona de confort anclada en excusas diversas. ¡Pero, realmente, ¿damos lo mejor de nosotros mismos?! No es un tema fácil de abordar pero ya se nos viene advirtiendo desde hace muchísimos años que las nuevas tecnologías dejarán a enormes cantidades de personas, fuera del mercado laboral tal cual lo conocemos.

Reinventarse no se hace de un año para otro. Cambiar paradigmas o hábitos de décadas, tampoco. Mirarnos al espejo con honestidad puede ser un ejercicio complejo y doloroso. ¿Realmente tenemos la actitud suficiente para encontrar la mejor versión de nosotros mismos alejada de excusas y comparaciones que nada aportan? La respuesta está en tu interior.

Sebas Morelli Jaimez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s