Dignificar el mundo comercial

Pocas veces se habla de la enorme cantidad de personas que han pasado por esta digna profesión y han manchado su nombre. Ser comercial es una actitud de vida. Te tienen que gustar las personas (¿Obvio? No siempre). Tienes que tener estrategia: corto, medio y largo plazo. Confianza y resiliencia. Saber estar y ser. Alta tolerancia a la frustración. Tomar decisiones muy complejas en muchas ocasiones y bajo presión. Quienes trabajamos en ventas debemos defender y sentirnos orgullosos (¡Qué sí!) de ser comerciales y formar (en mi caso y de otros grandes colegas) a otros profesionales.

Lo políticamente correcto invade esta época donde escribir, hablar o transmitir temas incómodos está visto casi como un tabú. ¿Cómo vas a decir eso? ¿Qué pensarán? ¿Cómo reaccionarán? ¿Y si te afecta? Miedos, miedos y más miedos…

¿En serio hay que soportar tanta mediocridad? Defender una profesional que ha sido “invadida” por muchas personas que han creído que vender… “vende cualquiera”, es una cuestión de orgullo comercial. No, vender no vende cualquiera. Se requiere formación. Se necesitan muchos años para consolidarse. Muchos golpes; muchos fracasos. Eso enseña y demuestra que, realmente, te gusta este mundo.

Somos competitivos y nos gusta ganar dinero pero también nos alegra la felicidad de nuestros clientes. Tenemos un punto importante de altruismo y de motivación intrínseca cuando hemos aportado valor o superado las expectativas de estos clientes. Los proyectos o propuestas que presentamos, no siempre salen pero sabemos que nuestra actividad (en cantidad pero, sobre todo, de calidad) es clave para no venirnos abajo y continuar. Estamos al lado de nuestros clientes para lo bueno y para lo incómodo. ¡Ahí debemos estar! Asumimos un compromiso. Unos códigos (sanos) que se aprenden en la calle.

Podría seguir explicando un sinfín de cuestiones que hacen al profesional de la venta. No tiene sentido focalizarse en quienes han buscado una aventura laboral. Sólo importa recordar nuestro compromiso con un proyecto, con un cliente, con una ética de trabajo y con el beneficio que aportamos a todos nuestros interlocutores con quienes nos relacionamos y, por supuesto, trabajando por nuestro propio interés.

Ser vendedor es una actitud de vida. Dignificar el mundo comercial, nuestra obligación.

Sebas Morelli Jaimez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s