Reto como sociedad

 


Dada la composición del mundo en la actualidad, ¿podríamos decir que estamos ante la mayor catástrofe que ha conocido la humanidad desde que tenemos conocimiento a través de escritos (leyendas incluidas), audios y vídeos; o sea, registros en todas las formas posibles? La respuesta categórica, a día de hoy, es no. ¿Se puede trazar una proporcionalidad hacia adelante? Contrastando algunos datos históricos, los seres humanos hemos soportado enfermedades infecciosas desde tiempos inmemoriables, teniendo como base las consideradas tres mayores pandemias: la plaga de Justiniano, la Peste Negra y la peste china de Yunnan.

La peste de Justiniano (que asoló al Imperio bizantino a partir del año 541 y hasta el 750) afectó a regiones de Asia, Europa y África, con especial hincapié en el Mediterráneo. Según los historiadores especializados en la época (siglo VI) murieron entre 25 y 50 millones de personas; una media del 20 % de la población mundial. Debemos tener en cuenta cómo estaba concentrado el mundo en aquel entonces, donde, por ejemplo, América estaba por descubrir aún.

Entre 1346 y 1347 comienza la que está considerada como mayor pandemia por la que ha pasado la humanidad: la Peste Negra. Su punto más alto fue durante 1348. El auge de las relaciones comerciales hizo que tuviera una gran extensión. Se cree que sólo en Europa murieron cerca de 25 millones de personas. Una media de 50 millones en Asia y África. Diversos brotes siguieron hasta 1490, según se tiene constancia. Las consecuencias sociales fueron notorias y, más allá de interpretaciones históricas, la falta de higiene en la época medieval fue clave para la propagación de la enfermedad provocada por las picaduras de las pulgas que transportaban las ratas y que pasaban a las personas, sobre todo, a través de sus ropas.

Hay que trasladarse a mediados del siglo XIX para encontrar el origen, en la provincia china de Yunnan, de esta peste que mató a 10 millones de personas entre finales de siglo y principio del XX. Se extendió por varios continentes, llegando, incluso, a lugares como Puerto Rico y Cuba.

La historia nos recuerda lo vulnerable que somos y que, en determinadas ocasiones, no está en nuestras manos una solución inmediata. Hoy, teniendo unos adelantos científicos y tecnológicos notables (los que conocemos hasta ahora), observamos que nos falta mucho por tener un control sobre el coronavirus y que nuestras vidas, durante un largo tiempo, estarán condicionadas en lo social, laboral y económico. Cuando hablábamos de las tres grandes pestes, estaban “limitadas” a regiones muy amplias pero no representaban el mundo entero. Hoy, el coronavirus, sí afectará (en mayor o menor medida) a toda la población mundial.

Ser realista, según la RAE (en su tercera acepción), se considera a quien actúa con sentido práctico o trata de ajustarse a la realidad. Evidentemente todos podemos ser realistas en función de nuestras vivencias, únicas e intransferibles pero cuando una situación excepcional, como el coronavirus, nos invade, existe una realidad en común. Tenemos por delante un reto como sociedad: honrar a nuestros muertos, desear la pronta recuperación de los casos confirmados, quedarnos en casa (las otras pestes, ¿no nos están aportando y clarificando esta actitud?) y, a pesar de la complejidad, evitar situaciones sociales complicadas que, es deseable, no ocurran.

Sebas Morelli Jaimez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s