Respeto a la inteligencia

Por definición coloquial, una empresa está para ganar dinero. Dentro de un mes (el 12 de mayo) se celebrará el Día Europeo de las Pymes. En España, y según el informe del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social sobre las empresas inscritas en dicha Seguridad Social, al cierre de febrero de 2020, nos encontramos con estos datos en cuanto a la distribución del número de empresas por tamaño:

        • PYME sin asalariados (Autónomos): representan el 54,24 % del total.
        • Microempresas (1-9 asalariados): representan el 39,31 % del total.
        • Pequeñas (10-49 asalariados): representan el 5,39 % del total.
        • Medianas (50-249 asalariados): representan el 0,88 % del total.
        • Grandes (250 o más asalariados): representan el 0,17 % del total.

Como se puede observar, el peso que soportan las pequeñas y medianas empresas y los autónomos de nuestro país, es categórico en cuanto a las grandes empresas. De un total de 2.894.419 de empresas, 4.960 son grandes. Como se menciona más arriba, un 0,17 % del total.

Si hablamos del empleo que genera una empresa, la distribución por tamaños nos muestra lo siguiente, sobre un total de 16.173.722 asalariados:

        • Grandes: 34,78 % del total.
        • Microempresas: 21,19 % del total.
        • Pequeñas: 18,85 % del total.
        • Medianas: 15,47 % del total.
        • Autónomos: 9,71 % del total.

Nuestro tejido empresarial está representado por un 99,83 % de pymes que generan el 65,22 % del empleo. Siendo el auténtico motor de nuestra economía, ¿cómo afectará, en el medio plazo, la actual crisis del coronavirus? Muchas de estas empresas se habían abierto al exterior (con toda la inversión que ello conlleva) debido a la crisis que comenzó en 2007 y de la cual se estaban sintiendo aún los coletazos. Si a esto sumamos la vertiginosa carrera por la transformación digital de la última década, el panorama es perfecto para prever cómo pueden ser los meses que vendrán…

Para mejorar su competitividad y productividad, una pyme tiene que seguir avanzando en la digitalización de sus procesos. Es una realidad que muchas no han querido o no han podido hacerlo cuando, hoy por hoy, la tecnología es accesible para cualquier tipo de negocio. De hecho, es fundamental (las que no lo hayan hecho) invertir en su presencia omnincanal. El crecimiento de muchas de nuestras pymes puede verse lastrado si no buscan el valor añadido o agregado que las diferencie. La internacionalización es un camino muy potente (ya lo venía siendo) en un mundo que acelerará los procesos estratégicos de negocio luego de la era del coronavirus. Está claro que todo esto necesita de financiación.

Llegados a este punto, ¿cuál va a ser el papel del Estado para ayudar a que nuestro mayor tejido empresarial pueda tener un balón de oxígeno que le permita volver a generar negocio (la riqueza que no sólo pertenece a las grandes multinacionales) y empleo sostenible? Una vez relanzadas después de esta situación excepcional, ¿alguien duda de la capacidad de nuestras pymes y autónomos para volver a la senda de cierta normalización (la que sea cuando comprendamos cómo serán los próximos años)? ¿Cuál va a ser el papel de la administración central y de las autonómicas? Al final de cuentas, un Estado funciona gracias a la recaudación de impuestos de la que nos beneficiamos todos en los servicios sociales básicos necesarios para una sociedad. Un Estado que no recauda, está condenado a su quiebra técnica y, ésta, nos perjudica también.

Es deseable que los agentes públicos y privados lleguen a los mejores acuerdos posibles para nuestros intereses comunes. Sobre todo desde el Estado que, hoy más que nunca, debe liderar la recuperación. Que haya líderes o no es otro tema. Lo único que se pide es respeto a la inteligencia de ese 99,83 % del tejido empresarial pyme que da empleo al 65,22 % de nuestra población económicamente activa y, qué duda cabe, al 34,78 % de personas que trabajan en grandes empresas. Hablo en presente sobre datos del pasado mes de febrero (¿Qué nos dirán los de marzo?) con la esperanza de volver a alcanzarlos lo antes posible y evitar situaciones sociales no deseables.

Sebas Morelli Jaimez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s