Nelson Rolihlahla Mandela (1918-2013) fue presidente de Sudáfrica entre 1994 y 1999. En 1962 fue acusado de conspirar contra el gobierno. Estuvo preso durante 27 años por “alta traición y sabotaje”. En todo ese tiempo, un poema (Invictus) del poeta inglés William Ernest Henley, fue una de sus inspiraciones para visualizar su libertad mientras nunca dejó de defender la igualdad y los derechos de la comunidad negra.

Henley (1849-1903) estuvo aquejado, desde los 12 años, por una tuberculosis. Con 26 años escribió este célebre poema y, a pesar de sus problemas de salud, fue muy activo en su vida. Es bueno recordar estas líneas cuando mucha gente siente la amenaza y oscuridad en tiempos de pandemia. Tiempos que serán superados.

En la noche que me envuelve,
negra, como un pozo insondable,
doy gracias al Dios que fuere
por mi alma inconquistable.

En las garras de las circunstancias
no he gemido, ni llorado.
Bajo los golpes del destino
mi cabeza ensangrentada jamás se ha postrado.

Más allá de este lugar de ira y llantos
acecha la oscuridad con su horror.
Y sin embargo la amenaza de los años me halla,
y me hallará sin temor.

Ya no importa cuan estrecho haya sido el camino
ni cuantos castigos lleve a mi espalda:
soy el amo de mi destino,
soy el capitán de mi alma.

Abrir chat
¡Hola! Contáctame...