Teatro Albéniz de la Comunidad de Madrid

Viernes 16 de febrero de 2007 (recuperando artículos)

Julio Bocca, baila por última vez en Madrid reza el cartel de la publicidad de uno de los grandes embajadores de la cultura argentina.

Un amor prohibido, una pasión incontrolable…

Cuando no se tiene mucha idea sobre una de las ramas más nobles del arte, lo mejor es conocer la historia de la obra o espectáculo que se va a ver… y, sobre todo, dejarse llevar por los sentimientos y tratar de comprender lo que los artistas nos quieren contar. Así, el disfrute está garantizado y la satisfacción es enorme.

Sin ser una representación típicamente de baile, lo teatral también está presente y ayuda a relajarse y conectar mejor con el ambiente creado.

Julio Bocca está magnífico y todo el respetable del Teatro Albéniz de la Comunidad de Madrid, en pleno centro histórico de la capital española, se lo harán saber con una interminable ovación de pie… Como sólo los grandes saben generar estos ambientes.

Cecilia Figaredo (Lucía, la hermana de Marco –Julio Bocca-) y Lucas Oliva (Franco, amigo de ambos) co-protagonizan esta historia de amor verdadero y tormentosa por igual.

Mención aparte para la música del genial Lito Vitale, dando los tonos exactos para cada situación tensa, para cada situación de amor…

Todo el Ballet Argentino está maravilloso y para calificarlos así no hace falta ser un gran entendido..

El final trágico de este drama no hace más que resaltar la enorme figura de un Julio Bocca que ha logrado lo que más quería en su vida: bailar. Y lo hizo hasta los 40 años, con un físico envidiable.

Adiós hermano… este mes cruel, frío, de febrero, Madrid ha sido testigo de una gala de las que hacen historia.

¡Hola! ¿Cómo puedo ayudarte?